Examen SANE

Ejecución del examen SANE

Debido al trauma indescriptible que sufren los niños que sufren abusos sexuales, es necesario reunir pruebas para llevar a sus agresores ante la justicia. Aunque las secuelas de tales acontecimientos pueden ser incómodas a veces y difíciles de superar, hay esperanza a través del Centro de Defensa Infantil de los Condados de Hidalgo y Starr (CACHSC).

Si un niño ha sufrido abusos sexuales, una enfermera diplomada, denominada específicamente Enfermera Examinadora de Agresiones Sexuales Pediátricas (SANE por sus siglas en inglés), le guía con delicadeza a través de un examen seguro y prácticamente indoloro que documenta los resultados físicos, emocionales y conductuales del abuso sexual infantil y recoge cualquier prueba que aún pueda existir en su cuerpo.

Centrarse en la compasión y la curación

En resumen, una evaluación médica SANE evalúa y trata los síntomas de abuso sexual. Todos los exámenes se llevan a cabo minuciosa y cuidadosamente en un entorno acogedor para los niños, mediante una exploración física no invasiva y sin dolor.

Este examen facilita una serie de pasos importantes en los procesos de recuperación y justicia:

  1. Diagnostica cualquier afección médica derivada de abusos sexuales, como infecciones o enfermedades de transmisión sexual.
  2. Garantiza que la salud física y mental del niño víctima esté intacta.
  3. Ayuda al examinador a recoger pruebas de la ropa o el cuerpo del niño (si se denuncia poco después del abuso).
  4. Documenta cualquier prueba encontrada.
  5. Asegura a los niños que no hay nada malo con sus cuerpos.

El proceso del examen SANE: ¿Qué se puede esperar?

El reconocimiento médico se realiza en nuestro centro, en el Departamento médico/terapéutico, y dura unas 2 horas. A continuación, se recopila un historial médico completo de los padres o tutores, por lo que te rogamos que nos facilites el nombre del médico de cabecera del niño para que podamos coordinar la atención en consecuencia.

Todos los hallazgos del examen se fotografían con el uso de una cámara DSLR o un instrumento especial conocido como colposcopio. Las imágenes son beneficiosas para interpretar los hallazgos con mayor detalle y permiten a nuestro examinador revisar las pruebas sin que el niño tenga que someterse a otro examen.

Además de la exploración física, pueden solicitarse radiografías o pruebas de laboratorio para ayudar en la evaluación, y también pueden programarse derivaciones a proveedores médicos especializados y terapia de salud conductual para ayudar al niño en su proceso de curación.

Cada examen SANE nos cuesta aproximadamente $500 dólares, y tus donativos y patrocinios son los que hacen posible estos servicios.